Biblioteca Enrique Gil

Un romántico europeo

3_Europa y Prusia tras el Congreso de Viena

Exposición Un romántico en la construcción de Europa (3).

Tras la derrota de Napoleón, el Congreso de Viena (1814-15) redistribuye el poder entre las potencias europeas: Reino Unido, Francia, Austria, Rusia y Prusia.

Alejandro I de Rusia, Francisco I de Austria y Federico Guillermo III de Prusia impulsan en 1815 la Santa Alianza, intento reaccionario de revertir los derechos humanos conquistados por la Revolución francesa. En el corazón de Europa nace la Confederación Germánica, Deutscher Bund, que agrupa 39 estados alemanes asociados en difícil equilibrio, dada la rivalidad de Austria y Prusia, hasta su disolución en 1866.

En Prusia, Federico Guillermo III ―a quien Beethoven dedica en 1826 la Novena sinfonía―, impulsa la creación de la primera unión aduanera en Europa, el Zollverein, de la que excluye a Austria.

España es irrelevante en la política europea durante el Absolutismo, y las relaciones con Prusia y Austria están rotas desde 1836. En 1843, el Gobierno liberal de González Bravo mira de nuevo a Europa y envía a Gil como agente permanente en Prusia, donde ya reina el rey ilustrado Federico Guillermo IV, y su consejero Alexander von Humboldt. Aunque el diplomático leonés murió sin ver el fruto de su misión, dos años después de su muerte, en 1848, se produjo el intercambio de embajadores entre Prusia y España.

Este Reino de Prusia, al que llegará Gil en 1844, es la primera potencia industrial europea, y centro neurálgico de la ciencia, la música, la literatura y las vanguardias. El Palacio de Sanssouci, «sin preocupación», era una fiesta.

GALERÍA: Europa y Prusia tras el Congreso de Viena

Compartir: Compartir por email
BannerBannerBannerBannerBanner
© Valentín Carrera 2021