Biblioteca Enrique Gil

Un romántico europeo

13_El mejor crítico teatral de Madrid

Exposición Un romántico en la construcción de Europa (13).

Nadie oye cantar la alondra en los campos de Verona sin acordarse de Shakespeare, al paso que la generación presente ha olvidado ya los nombres de los que allí fallaban el destino de las naciones. [Chateaubriand].

La crítica teatral y un conjunto de ensayos culminan la trayectoria periodística de Gil entre 1838 y 1844, años en los que es el crítico teatral más respetado de la capital: sus artículos se publican en primera página, a cinco columnas.

La moderna crítica teatral ―sobre la representación en la escena― había sido inaugurada en España por Larra, y cuando el maestro se suicida, Gil toma el relevo con aplomo: el teatro, sus temas y técnicas, será también campo de batalla del romanticismo.

Gil frecuenta los palcos del Teatro del Príncipe y el Teatro de la Cruz y escribe críticas sobre Espronceda, Hartzenbusch, Villalta, Zorrilla, Gil y Zárate, Bretón de los Herreros o el Duque de Rivas. Sus críticas son aceradas, tersas, con un juicio certero, perfeccionado por el paso del tiempo.

De la cartelera europea: Shakespeare, Scribe, Soulié, Laurencín, Delavigne, Virginie Ancelot, Alejandro Dumas; además de óperas como Gisella de Rossini, o Lucía de Lammermoor de Donizetti, en cuyas críticas Gil muestra gran formación y sensibilidad musical.

En sus ensayos, Gil escoge los asuntos de la actualidad o del pasado, atento a las vanguardias de Londres y París, o a los trabajos científicos en Dinamarca. En 1841 escribe sobre Humboldt, cuatro años antes de conocerlo, sin saber que algún día serán amigos en Berlín.

[Portada: Mrs. Siddons como Lady Macbeth, óleo de Thomas Beach, 1786].

    

 

GALERÍA: Un hombre de teatro

GALERÍA: LA EXPOSICIÓN "UN ROMÁNTICO EN LA CONSTRUCCIÓN DE EUROPA"

Compartir: Compartir por email
BannerBannerBannerBannerBannerBannerBanner
© Valentín Carrera 2021